Dekamerón

Una comedia sin tapujos en la época del poliamor.

Lauri Cristina García Dueñas

Los jóvenes del Proyecto Dioniso y su directora Paola Miranda hicieron una apuesta avezada y consiguieron frutos resplandescientes al adaptar y montar el Decamerón de Boccaccio a una sociedad tan distinta, y no, a la de 1351.

Definitivamente, lo que vimos en el Teatro Luis Poma de San Salvador a inicios de noviembre de 2022 es la reescritura de los grandes temas humanos: amor, amistad, traición, tragedia y comedia.

Los jóvenes y sus interpretaciones hacen pensar en que los vínculos humanos pueden ser así: apasionados y, al mismo tiempo, desapegados.

Poliamor

Su lenguaje, sus recovecos, nos hablan de una generación que ya no cree en la heterosexualidad obligatoria ni en el matrimonio como único vínculo amoroso posible y nos recuerda que esas otras formas de vincularse ya existían en la sociedad de 1300. Ahora lo llamamos poliamor, pero es algo que ya aparecía en las sociedades prehispánicas y europeas. Así, el “cluster”; Pánfilo, Fiametta, Neifile, Filóstrato, Dioneo, Pampínea (Emmy Mena, Larissa Maltez, Lilibeth Rivas, Luis Callejas, Otto Rivera y Roberto Cardona);  nos mantuvo en vilo a través de periplos hilarantes y varios retruécanos, participando en un homenaje literario y teatral a lo que hace el ser humano cuando se enfrenta a la peste o pandemia: contar historias.

Los guiños cómicos a los adminículos pandémicos y postpandémicos fueron muy atinados: Lysol, alcohol gel, tapabocas, etc.

Jerga

Otro tema que llamó mi atención es que los hombres de Proyecto Dionisio pudieron retratar cierta jerga de la masculinidad de la clase media salvadoreña con sus respectivas violencias, lo cual también me pareció un acierto. Develando nuestras violencias discursivas podemos trabajar en ellas. Y las mujeres llevaron a la exageración los roles y clichés de género justo para criticarlos.

Como espectadora, disfruté el humor, tan necesario, así como la composición de las imágenes creadas por la combinación de una detallista, ágil y móvil escenografía, un vestuario elegido con exquisitez y modernidad y los elementos multimedia que aportaron color y brillo, aunque no nos distrajeron de las interpretaciones actorales.

Me es interesante conocer a las y los nuevos actores salvadoreños y ver cómo se va dando el relevo generacional, lo cual enriquece a corto, mediano y largo plazo la escena teatral salvadoreña, ya que se podrá contar con elencos compuestos por varias generaciones en los nuevos montajes.

Sólo me queda desear larga vida al Proyecto Dioniso y aplaudir el trabajo de la actriz y directora Paola Miranda, siempre “Íngrimo” en mi corazón, por esta nueva faceta de su carrera que implica, precisamente, trabajar con los más jóvenes para hacer crecer juntos el teatro nacional. Nos vemos en el teatro.

Fotos por René Figueroa

Buscar por categorías

Categorías

Últimas Entradas

Síguenos en Redes Sociales


Archivo

Archivos
Movie, TV Show, Filmmakers and Film Studio WordPress Theme.

Press Enter / Return to begin your search or hit ESC to close

New membership are not allowed.